LIRESCA Lires on the Way

A 19th century house with accommodation and kitchen in the heart of the Coast of Death (Costa da Morte).

Impregnated with the saltpetre of the sea and the scent of the land.

LIRESCA is an old 19th century farmhouse that belonged to grandparents Lina and Juan. We have restored it preserving the charm of the Galician villages to provide accommodation and cooking services.

The Pilgrim’s Route of the Way of St. James from Finisterre to Muxía passes through our door. The Route and Way of the Lighthouses (Nemiña-Finisterre) also pass through here, as well as several hiking and mountain biking routes.

Surrounded by the wildest nature, we have a beach, two coves, two rivers, an estuary (the smallest in Galicia!) and mountains. And from LIRESCA we enjoy excellent views of this landscape.

To feel at home

LIRESCA offers you 8 rooms with all the services you need for a perfect stay. All of them share the essence of a design that creates cosy and luminous spaces and a commitment to quality materials to guarantee the best rest for our visitors.

In the design of the rooms, the privacy and comfort of our guests has been a priority. Making you feel at home has been our maxim.

The rooms are rented individually.

Wifi Internet

Free internet connection via Wifi.

Allergy friendly

Organic and hypoallergenic materials.

Check in online

Independent access to the house with code.

Air conditioning

Underfloor heating/cooling system.

Eco-friendly house

Energy efficient house as part of our strong commitment to the environment.

Active
Tourism

In an ideal setting for hiking, Liresca provides hikers with specific routes and services.

Village kitchen Local cuisine

Homemade breakfasts with bread baked in a wood-fired oven and a restaurant based on local produce.

Liresca
Space

More than just a house: we have exhibition room, literary library, cultural activities…

What our guests say

Manuel Maceira
Manuel Maceira
30/11/2021
Verificada
La casa donde se encuentra el hotel ha sido reformada con muy buen gusto y es espectacular. Tanto la habitación como el hotel están muy bien para el precio pagado. Se siente muy acogedor y te encuentras como en casa. Nos hemos alojado en Noviembre por lo que el pueblo y el hotel estaban muy tranquilos. El desayuno no está incluido con la habitación, es aparte y dispone de varias opciones, pero es abundante y está bueno (cogimos uno más completo y otro medio para compartirlos y fue más que suficiente). La cama era muy cómoda. En cuanto al baño estaba muy bien, la presión de agua en la ducha excelente. El personal también ha sido muy amable en todo momento. Además como hicimos el checking online, llegamos y entramos directos a la habitación. Por lo tanto, creo que el alojamiento ha superado mis expectativas y repetiría mi estancia sin pensarlo. Por poner algún defecto, diría que la habitación era un poco justa de tamaño. También que tan solo hay 4 plazas de aparcamiento junto al hotel, en temporada baja no es un problema (solo estaba nuestro coche), pero en verano supongo que tendrás que andar un poco.
Barbara Poli
Barbara Poli
23/11/2021
Verificada
Nuovo, accogliente e personale gentilissimo
Will Moody
Will Moody
17/11/2021
Verificada
I really enjoyed my stay here. Lovely shower, comfy bed, the communication was great, nice recommendations for local eating and a fantastic breakfast with bacon and eggs (a home treat for an Englishman).
Cristina Sinde
Cristina Sinde
07/11/2021
Verificada
Lugar muy recomendable. Traquilidad absoluta y el trato estupendo y muy detallistas. Desde luego de 10 en todos los aspectos. Repetiría sin dudarlo
Leticia
Leticia
24/10/2021
Verificada
Hemos estado hace pocos días alojados una noche y lo recomendamos al 100%. Está todo impecable en cuanto a limpieza, la decoración es muy bonita y evocadora de raíces de la zona en el mar. Nuestra habitación era enorme, con una cama comodisima, vistas al correo y a la ría, y una zona con sofá en la propia habitación. El baño de la habitación era enorme y muy bien equipado, como de hotel de gran lujo, también adaptado para personas con silla de ruedas. El desayuno, que pagamos aparte, en el que puedes escoger distintas opciones, delicioso todo. La dueña encantadora, nos explicó el proyecto del hotel y detalles como que una parte de madera exterior era reciclada de batea de mejillones. También nos sugirió una ruta circular por la zona de acantilados que fue espectacular. Todo ha sido perfecto, incluido el precio de la habitación. Volveremos ahí cuando visitemos alrededores.