LIRESCA Lires en el Camino

Una casa del siglo XIX con alojamiento y cocina en el corazón de la Costa da Morte.

Impregnados del salitre del mar y del aroma de la tierra

LIRESCA es una antigua casa de labranza del siglo XIX que perteneció a los abuelos Lina y Juan. La hemos restaurado preservando el encanto de las aldeas gallegas para prestar el servicio de alojamiento y cocina.

Por nuestra puerta pasa la Ruta Peregrina del Camino de Santiago que conduce de Finisterre a Muxía. Y por aquí también pasan la Ruta y el Camino de los Faros (Nemiña-Finisterre), así como varias rutas de senderismo y BTT.

Rodeados de la más agreste naturaleza, contamos con playa, dos calas, dos ríos, una ría (¡la más pequeña de toda Galicia!) y monte. Y desde LIRESCA disfrutamos de excelentes vistas a este paisaje.

Para sentirse como en casa

LIRESCA pone a tu disposición 8 habitaciones con todos los servicios para una estancia perfecta. Todas ellas comparten la esencia de un diseño que crea espacios acogedores y luminosos y de la apuesta por la calidad en los materiales para garantizar el mejor descanso a nuestros visitantes.

En el diseño de las habitaciones ha primado la intimidad y la comodidad de nuestros huéspedes. El sentirse como en casa ha sido nuestra máxima

Las habitaciones se alquilan individualmente.

Internet por Wifi

Conexión a internet gratuita a través de Wifi.

Allergy friendly

Materiales orgánicos e hipoalergénicos.

Check in online

Proceso online rápido e seguro.

Suelo radiante

Proporciona calor en invierno y frío en verano.

Casa
eco-friendly

Casa eficiente energéticamente como parte de nuestro fuerte compromiso con el medio ambiente.

Turismo
activo

En un entorno ideal para el senderismo, Liresca facilita al caminante rutas y servicios específicos. 

Cocina de
aldea

Desayunos caseros con pan de horno de leña y un restaurante basado en productos de proximidad.

Espacio
Liresca

Más que una casa: sala de exposiciones, biblioteca literaria, actividades culturales…

Lo que dicen nuestros huéspedes

Manuel Maceira
Manuel Maceira
30/11/2021
Verificada
La casa donde se encuentra el hotel ha sido reformada con muy buen gusto y es espectacular. Tanto la habitación como el hotel están muy bien para el precio pagado. Se siente muy acogedor y te encuentras como en casa. Nos hemos alojado en Noviembre por lo que el pueblo y el hotel estaban muy tranquilos. El desayuno no está incluido con la habitación, es aparte y dispone de varias opciones, pero es abundante y está bueno (cogimos uno más completo y otro medio para compartirlos y fue más que suficiente). La cama era muy cómoda. En cuanto al baño estaba muy bien, la presión de agua en la ducha excelente. El personal también ha sido muy amable en todo momento. Además como hicimos el checking online, llegamos y entramos directos a la habitación. Por lo tanto, creo que el alojamiento ha superado mis expectativas y repetiría mi estancia sin pensarlo. Por poner algún defecto, diría que la habitación era un poco justa de tamaño. También que tan solo hay 4 plazas de aparcamiento junto al hotel, en temporada baja no es un problema (solo estaba nuestro coche), pero en verano supongo que tendrás que andar un poco.
Barbara Poli
Barbara Poli
23/11/2021
Verificada
Nuovo, accogliente e personale gentilissimo
Will Moody
Will Moody
17/11/2021
Verificada
I really enjoyed my stay here. Lovely shower, comfy bed, the communication was great, nice recommendations for local eating and a fantastic breakfast with bacon and eggs (a home treat for an Englishman).
Cristina Sinde
Cristina Sinde
07/11/2021
Verificada
Lugar muy recomendable. Traquilidad absoluta y el trato estupendo y muy detallistas. Desde luego de 10 en todos los aspectos. Repetiría sin dudarlo
Leticia
Leticia
24/10/2021
Verificada
Hemos estado hace pocos días alojados una noche y lo recomendamos al 100%. Está todo impecable en cuanto a limpieza, la decoración es muy bonita y evocadora de raíces de la zona en el mar. Nuestra habitación era enorme, con una cama comodisima, vistas al correo y a la ría, y una zona con sofá en la propia habitación. El baño de la habitación era enorme y muy bien equipado, como de hotel de gran lujo, también adaptado para personas con silla de ruedas. El desayuno, que pagamos aparte, en el que puedes escoger distintas opciones, delicioso todo. La dueña encantadora, nos explicó el proyecto del hotel y detalles como que una parte de madera exterior era reciclada de batea de mejillones. También nos sugirió una ruta circular por la zona de acantilados que fue espectacular. Todo ha sido perfecto, incluido el precio de la habitación. Volveremos ahí cuando visitemos alrededores.